Agencia para Argentina Patagonia
  Reisen Argentinien Tourismus   agencia de viagens Argentina   Agencia de viajes   Travel Agency Argentina   Agenzia Viaggi   Agence de voyages Argentine
 
Ud está aquí: Inicio > Argentina > Tierra del Fuego, Antartida e Islas > Isla de los Estados
Bahía Crossley, San Antonio & San Juan de Salvamento - Faro del fin del Mundo
La Reserva de la Isla de los Estados cuenta no sólo con la Isla del mismo nombre sino también un número de islas circundantes y el Archipiélago de Año Nuevo, y cubren alrededor de 8.300 Hectáreas. La Isla de los Estados es la que mayor superficie ocupa y se ubica en el extremo Este de los Andes Australes.

Su clima húmedo, con precipitaciones anuales cercanas a los 2.000mm, sostienen bosques siempre verdes que consisten principalmente en guindos (Nothofagus betuloides) y canelos (Drymis Winterii). Donde el bosque ralea un poco, y penetra tenue el sol, abundan los arbustos espinosos como el Calafate, muy ramificado y que llegan a medir 3 metros de altura. Un denso sotobosque de helechos, líquenes y musgos le dan una apariencia exuberante que será casi increíble para el explorador de estos parajes. Turbales y praderas costeras sorprenderán también con su presencia.

La línea costera es irregular con fiordos, caletas y Bahías y ofrece el hábitat perfecto para la vida silvestre, con una importante comunidad de invertebrados que se convierten en el alimento para una amplia variedad de aves y otras especies.

El 25 de diciembre de 1615, a bordo del navío Concordia, el Capitán holandés Guillermo Cornelio Schouten y el Jefe Mercantil Jacobo Le Maire documentaban el descubrimiento del territorio que llamarían "país de los Señores de los Estados". Ellos desconocieron el carácter insular de los territorios descubiertos.

En 1643, el holandés Hedrick Brouwed circunnavegaba la isla por primera vez, verificando que no se trataba de continente y quedando definitivamente bautizada como "Isla de los Estados". Situada al sur de la República Argentina, frente a la Tierra del Fuego y separada del continente por el estrecho de Le Maire, la isla del fin del mundo, como la llamaría posteriormente Julio Verne, posee una superficie de 534 kilómetros cuadrados y una extensión de 65 kilómetros de este a oeste y entre 15 kilómetros a 500 metros de norte a sur.

Esta aparición insular, brote de la Cordillera de los Andes, se encuentra a 240 kilómetros de Ushuaia, a 200 kilómetros de Río Grande y 400 kilómetros de las Islas Malvinas. Sobre sus basamentos, mole de piedra irregular que desarrolla un perfil agresivo, se levantan cerros irregulares y abruptos, con picos agudos.

Sus costas de piedra desnuda, muestran senos profundos que penetran por el corazón de sus montañas. Sobre la fauna de la costa, mucho se conoce (pingüinos, lobos de uno y dos pelos, nutrias marinas, gaviotas, cormoranes, petreles, etc.).

Veremos qué hay en su interior. Seguramente se podrán encontrar algunas cabras (introducidas por Piedra Buena en 1872), tal vez algún ciervo colorado (introducidos en 1973), una exuberante avifauna y en las lagunas interiores la nutria de agua dulce de más de un metro de longitud -el Huillín- que corre peligro de extinción; el pez Galaxia o Puyén, pequeño y rápido, que otrora existiera en toda la Tierra del Fuego, (en la Isla Grande fue desplazado por los salmónidos quedando su reino reducido a esta isla).


Ingleses, holandeses y también Españoles en busca de las Indias, recorrieron y exploraron sus costas. Fue el ilustre Luis Piedra Buena la primera presencia de la República Argentina en estas tierras.

La Isla parecería haber sido para él uno de los más grandes amores de su existencia. Fue en 1862 cuando el famoso marino argentino levantó en uno de sus puertos (Cook) una casita con camas para refugio, imprescindible para que pudieran sobrevivir quienes zozobraban en su vecindad. Piedra Buena pintó en un peñón del Cabo de Hornos: "En la Isla de los Estados se socorre a los náufragos".

Un promedio de ocho naufragios anuales se producían en la isla por esta época. Infinidad de actos de arrojo y coraje en salvatajes de náufragos guarda hoy el anecdotario naval argentino, sobre Luis Piedra Buena. Su labor fue reconocida internacionalmente.

Vida Silvestre
Chungungo - Lontra felina
Delfin oscuro - Lagenorhynchus obscurus
Huillin - Lontra provocax
Cabecita negra austral - Carduelis barbata
Lobo de dos pelos - Arctocephalus australis
Rayadito - Aphrastura spinicauda
Ratón de los guindales - Abrothrix llanoi
Delfin austral - Lagenorhynchus australis
Pingüino penacho amarillo - Eudyptes chrysocome
Cóndor - Vultur gryphus
Pingüino de Magallanes - Spheniscus magellanicus
Carancho Austral - Polyborus australis
Albatros de ceja negra - Thalassarche melanophrys
Gaviota cocinera - Larus dominicanus
Albatros errante - Diomedea exulansno
Remolinera chica. - Cinclodes outstaleti
Petrel gigante del sur - Macronectes giganteus
Remolinera araucana. - Cinclodes patagonicus
Cormorán cuello negro - Phalacrocorax magellanicus
Remolinera negra. - Cinclodes antarcticus