San Martín de los Andes

Lagos de origen glaciario, cerros de nieves eternas, bosques de nutridos follajes, aguas termales y fachadas de reluciente madera y piedra conviven armoniosamente para hechizar miradas. Ésta es San Martín de Los Andes, fusión de ciudad y villa alpina que asoma como un verdadero paraíso en la llamada Norpatagonia. Allí donde el imponente volcán Lanín (3776 m.s.n.m) y su homónimo Parque Nacional dominan un paisaje de inmejorables postales: la del Lago Huechulafquen -el segundo en tamaño de todo el corredor andino patagónico-, con la silueta del gran volcán recortada en su horizonte, es una de las más admiradas. Por su parte, el lago Lácar y la costera villa Quila-Quila también realizan su buen aporte al encanto reinante en la región. Esa en la que los espejos de agua y el verdor de la naturaleza fascinan a primera vista.

Información y Excursiones en San Martín de los Andes

Excursiones a San Martín de los Andes

Quila Quina

Nos alejamos de la bella ciudad y las cabañas en San Martín de los Andes para adentrarnos en el Parque Nacional Lanín con el objeto de visitar uno de los lugares más hermosos de esta región: Quila Quina. Se encuentra sobre los márgenes del Lago Lácar y el camino que se debe realizar es típico de montaña, con unas vistas fantásticas. En la visita a esta villa residencial llegamos hasta la mejor playa de la zona junto al muelle. En verano durante los días de calor la gente se baña en el lago. Hacia el Este se encuentra un sendero de interpretación: El Cipresal, un reservorio legendario de cipreses. Podemos regresar opcionalmente navegando por el Lago Lácar y gozando del paisaje.



Hua Hum, Cascada de Chachín & Navegación por los Lagos Lácar y Nonthué

Saldremos al mediodia navegando por los lagos Lácar y Nonthué hasta las nacientes del río Hua Hum, cercano al límite con Chile. Partiendo del muelle se bordea la península que cierra la cabecera del lago, comenzando a ver el "Paraje Trompul", donde encontramos la comunidad mapuche. Nos embarcamos en el muelle del lago Lácar. En la primer parte de la navegación observamos las elevadas paredes del Cerro Abanico hasta llegar a Quila Quina, nuestra primer parada.

Se puede realizar un mini trekking por El Cipresal, zona de cipreses a orillas del lago. También se llega a la Cascada del Arroyo Grande. Dejamos Quila Quina avanzando hacia el Oeste para desembarcar en el próximo destino: Isla Santa Teresita. Aquí nos encontramos con arrayanes y con la capilla. Cruzaremos la península de Yuco, en la cual se observa la seccional del guardaparques, para luego recorrer las islas de los Patos y Santa Teresita. El lago Lácar es el único de la cuenca que desagua al océano Pacífico; llegaremos a una angostura de escasa profundidad y gran contraste. La ruta naviera nos lleva a pasar la angostura de agua que une a ambos lagos.

Una vez en el Lago Nonthué llegamos hasta Hua Hum, donde se encuentra la hostería con el mismo nombre y donde nace el río homónimo que desemboca en las frías aguas del Océano Pacífico. Una vez en tierra empezamos un trekking breve hasta la Cascada de Chachín, durando cerca de una hora con ascenso suave pero constante. Atravesamos bosques de raulíes, robles y coihues que no dejan pasar la luz solar, inclusive en el sotobosque se puede observar una densa selva de cañas de cohihues junto a helechos que muestran una vegetación muy tupida.

La Cascada de Chachín es un salto muy importante que impresiona, se trata de una falla geológica que hace que sus aguas caigan al vacío desde más de 24 metros de alto generando un estruendo impactante al golpear. De regreso, se puede observar los puertos de Pucará y Ruca Ñire, antiguos asentamientos madereros de cuando, casi un siglo atrás, la región se desarrollaba económicamente a través de esta actividad. Este viaje nos deja ver detalladamente como es el ecosistema en donde conviven los lagos patagónicos, en este caso en el Parque Nacional Lanín. Por la tarde volvemos navegando hacia la bella San Martín de los Andes.



Volcán Lanín & Navegación Lagos Huechulafquén y Epulafquen

Vamos hacia Junín de los Andes, pueblo distante a 40 km de San Martín de los Andes. En Junín daremos una vuelta para conocer la iglesia donde se encuentra la Virgen de las Nieves. Seguimos viaje hacia los Lagos Huechulafquen y Paimún, para apreciar una vista en primera fila del Volcán Lanín. Llegamos hasta la boca del Río Chimehuín, este río es el más importante para la pesca con mosca de toda la Patagonia. Transitamos un área de transición donde apreciamos notros, maitenes y diferentes figuras geológicas como la Piedra la Virgen.

Ingresamos en el bosque andino-patagónico bordeando el lago, donde observamos una selva sub-antártica cubierta de coihues de más de 25 metros, junto a lengas y robles antiguos. El sotobosque lo forman cañas, ñires, arbustos introducidos por el hombre, como la rosa mosqueta, además de mutisias, amancay y reina mora. Seguimos la ruta al Volcán Lanín de más de 3.500 metros, para aproximarnos a la base sur. Luego continuamos para llegar hasta el Lago Paimún, donde iremos a visitar su capilla. A la vuelta podemos detenernos en el Río Rucu Leufú para tener otra mirada del Lanín. Nuestro último destino es la Cascada del Saltillo, debiendo realizar una caminata de casi media hora atravesando el bosque andino patagónico.

Navegamos los Lagos Huechulafquen y Epulafquen...

Volviendo en Puerto Canoa nos tomamos el barco que nos lleva a navegar por el extenso lago. Una vez embarcados sobre la margen norte del Huechulafquen vamos hacia el sur para poder ver la cara sur del Volcán Lanín de casi 3.800 metros de alto. Los lagos con sus aguas heladas pueden llegar a superar los 400 metros de profundidad, son de origen glaciario.

En el lago se destaca la Isla de los Chivos. Siguiendo en dirección Oeste vamos a la confluencia de los los lagos Huechulafquen y Epulafquen. En este último de poca profundidad podemos observar bosques legendarios y montañas con nieve donde se aloja una fauna abundante gracias a que el hombre no ha incursionado por sus cercanías. El barco llega hasta el Escorial, río de lava en estado sólido, debido a que el volcán Achén Ñiyeu erupcionó hace más de 480 años. Con el correr de los años la frondosa vegetación tapó este suelo de lava generando el bosque enano o de bonsai, que no supera el metro de altura.



Hua Hum, Yuco & las Termas de Queñi

Comenzamos nuestra excursión en dirección al puesto fronterizo con Chile, en el camino hacia el Oeste la presencia del Lago Lácar nos acompaña en forma constante. Durante el viaje observamos la estructura rocosa Piedra Trompul y los cerros Sabana y Colorado. Una vez que avanzamos bastante llegamos hasta el Río Hua Hum cruzándolo por un puente de madera. Hacemos un mini trekking hacia la Cascada de Chachín, estos saltos son de aproximadamente 30 metros de alto. Se puede ver durante el trayecto como muda el paisaje desde el bosque andino patagónico hacia la selva valdiviana. El último punto del itinerario es Cristo de la Paz, luego volvemos hacia San Martín de los Andes por la misma ruta, previa detención en una de las playas más interesantes de la costa oeste del Lago Lácar, con sus aguas cristalinas y con ejemplares de arrayanes: La Península de Yuco.

Hua Hum, Yuco & las Termas de Queñi - Opcional

Nos dirigimos a Hua Hum, próximo a la frontera con Chile. Para llegar a las termas debemos atravesar la densa selva valdiviana. El camino es de tierra y presenta ascensos considerables, junto a vados de pequeños ríos. A las orillas del Lago Queñi haremos un descanso para un tomar un box lunch. Pasado el mediodía comenzamos el trekking hasta las termas con una duración promedio de 1 hora. La senda se encuentra marcada y presenta diferentes desniveles, en parte se asciende y en otros tramos hay descensos, siempre en plena selva, se camina sobre un denso sotobosque (bosque que llega a los 3 metros) donde dominan los cañaverales, los grandes helechos junto a enredaderas y árboles con una altura importante que superan los 20 metros. Acompañan el paisaje selvático, flores de Mutisia, Amancay, Chilco. En las termas observamos pozos naturales en medio de la selva protegidos por árboles de alta talla. El agua termal ronda los 36°. Es una experiencia única, bañarse en el medio de la selva en un ambiente totalmente virgen.



Conociendo Pucón por el Paso Tromen (Mamuil Malal)

Viajamos hacia Chile pasando por Junín de los Andes en dirección hacia el norte, tomamos el camino para ir a Aluminé pero luego de cruzar el puente sobre el Río Malleo nos desviamos para seguir para la frontera al país vecino con destino final: Pucón. El camino hasta el paso internacional es realmente bonito ya que se trata de un bosque de Araucarias, muy parecido a la película Jurasik Park, zona donde tiempo atrás fue habitado por dinosaurios. A nuestra izquierda aparece la presencia imponente del Volcán Lanín de 3.376 m.s.n.m. En el puesto de migraciones de Tromen hacemos trámites aduaneros para ingresar a Chile. Una vez en territorio chileno el bosque es más denso, ya que entraremos en la selva valdiviana. Avanzamos dejando en el trayecto saltos de agua, cañadones y zonas rocosas para llegar hasta Curarrehue.

Cerca del mediodía ingresamos a Pucón, que nos recibe con la imagen espléndida del Volcán Villarrica de 2.850 m.s.n.m., que se encuentra activo, siendo su último movimiento eruptivo en 1984. Es característico la fumarola de humo que despide en forma constante de su cráter y la presencia de glaciares que forma su sombrero blanco.

Conocemos la Plaza de Artesanos, las costas del Lago Villarrica y tendremos tiempo para efectuar compras. Pucón es una pequeña ciudad chilena, siendo el balneario turístico más importante de la Patagonia. Su arquitectura rústica y tradicional le da un encanto especial, con techos bajos y sin grandes construcciones, excepto los hoteles que se encuentran sobre las costas del lago. Antes que empiece a caer la tarde regresamos a San Martín de los Andes.

Nota: La documentación obligatoria para poder cruzar a Chile es:

  • Pasaporte, DNI o Cédula del Mercosur
  • Libreta de familia si se viaja con niños
  • De no estar uno de los cónyuges a cargo de chicos, debe presentarse autorización convalidada por escribano público